Hacer

ejercicio, hacer ejercicio, entrenar, todos lo decimos de maneradiferente, pero queremos decir lo mismo: diferentes tipos deactividad física para mantenerse en forma, delgado y saludable.Estar activo, ya sea corriendo, practicando deportes o yendo algimnasio, es extremadamente beneficioso para todos, jóvenes omayores. No obstante, algunas personas realmente se están empujandodemasiado lejos y terminan lesionándose. En este artículo, losmejores quiroprácticos explican los riesgos de hacer ejerciciodemasiado duro.



Oficinas Quiroprácticas Cerca de Usted







¿Puedes hacer demasiado ejercicio?

Loescuchas en todas partes: debes empujar tus límites, salir detu zona de confort y entrenar más duro. Hasta cierto punto, este esun buen consejo. Cuando empiezas a hacer ejercicio por primera vez,te cansas rápidamente, porque tus músculos no están acostumbrados ahacer tanto esfuerzo.







Sinembargo, incluso los atletas profesionales saben que cada cuerpotiene un límite. Asistidos por entrenadores, saben lo largo ydifícil de entrenar para lograr el máximo rendimiento sin riesgo delesiones. Las personas que hacen ejercicio por su cuenta no tienenel beneficio de un entrenador personal —excepto en un gimnasio,donde hay que pagar extra por rutinas de entrenamientopersonalizadas.







Siguiendolas guías de capacitación en línea y sus propios instintos(que no siempre son precisos), muchas personas terminan necesitandoatención quiropráctica para diversas lesiones, incluyendo dolorcrónico y desalineaciones de la columna vertebral. Es por ello quemuchos quiroprácticos explican en detalle los riesgos de hacerejercicio demasiado duro.









¿Cómo reconoces las señales de hacer ejercicio demasiadoduro?

Sentirsecansado después de una sesión de entrenamiento o unaruta larga para trotar es normal. Sin embargo, los siguientessíntomas indican que te estás empujando demasiado y necesitasreducir la velocidad:









1. Experimenta dolor muscular constante

Cuandoempiezas a hacer ejercicio, el dolor muscular es una buenaseñal. Estás construyendo músculos y ellos se vuelven más fuertes yflexibles. Sin embargo, si sigues experimentando dolor en losmúsculos de forma constante, y durante días después de tu rutina deentrenamiento, esta no es una buena señal.







Tusmúsculos sufren de uso excesivo y en realidad estándesarrollando micro-desgarros que los hacen menos fuertes y másvulnerables a lesiones (incluido el síndrome compartimental en laspiernas, una afección muy grave).









2. Estás Fatigado por Días

Cuandolos quiroprácticos explican los riesgos de hacer ejerciciodemasiado duro a los pacientes, suelen comenzar con este síntoma.Hecho bien, el ejercicio debe refrescarte y energizarte. Si, encambio, te sientes drenado de energía después de tus sesiones deentrenamiento, tu cuerpo te está diciendo que estás haciendodemasiado ejercicio.







Laresiliencia al esfuerzo se construye con el tiempo. Y a pesar deque entrenas constantemente, llega un momento en el que alcanzas elmáximo rendimiento y no puedes empujar tu cuerpo más lejos. Con laayuda de un quiropráctico experimentado, puedes entender cómofunciona tu cuerpo y cuáles son sus límites.









3. Aumento o disminución del apetito

Otroriesgo de hacer ejercicio excesivo es un cambiosignificativo en su apetito. Algunas personas sienten que nuncaestán sadas, incluso después de una comida completa. Otros seencuentran comiendo cada vez menos. Ninguno de estos temas esnormal o saludable para ti.







Conel tiempo, los problemas de apetito crearán más desequilibriosen tu cuerpo. Como cualquier quiropráctico te puede decir, estolleva a mayores problemas de salud, porque todo en nuestros cuerposestá conectado. Es posible que te vuelvas propenso a sufrirlesiones y desarrollar problemas digestivos. Todo esto se puedeprevenir sabiendo exactamente cuánto hacer ejercicio.









4. Empiezas a sufrir de insomnio

Cuandolos quiroprácticos explican los riesgos de hacer ejerciciodemasiado duro, le dan especial importancia a este síntoma. Lafalta de sueño durante un largo período de tiempo puede llevar aproblemas de salud potencialmente mortales, incluidas afeccionescardíacas.







Unasesión de entrenamiento realizada correctamente debería ayudartea dormir mejor, no peor.









5. Sistema Inmune Debilitado

Porúltimo, cuando los quiroprácticos explican los riesgos dehacer ejercicio demasiado duro, se enfocan en los peligros dedesarrollar problemas de inmunidad. El estrés por el exceso deejercicio puede destruir todo el equilibrio dentro de su cuerpo,haciendo que su sistema inmunológico sea más lento para reaccionara las infecciones.







Laquiropráctica puede ayudar a todos a llevar una vida mássaludable y activa. Si sientes que hacer ejercicio te está haciendomás daño que bien, probablemente estés haciendo ejercicio demasiadoduro. ¡Encuentra un quiropráctico cerca de ti en nuestro directorioen línea y reserva ya tu primera cita!









Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *