Muchas personastienen que vivir con una afección difícil de diagnosticar ydebilitante: el síndrome de fatiga crónica (SFC). Este padecimientoafecta a más de un millón de estadounidenses, según el Centro parael Control y la Prevención de Enfermedades, siendo más extendidoque varios tipos de cáncer. No obstante, muchos pacientes tienenque ver a diferentes médicos, descartando otros padecimientos,hasta encontrar médicos especializados en fatiga crónica. Si bienno hay cura para el SFC, puedes mejorar mucho tu calidad de vidaeligiendo la atención quiropráctica para el síndrome de fatigacrónica.




¿Cómo se diagnostica el síndrome de fatiga crónica?

Comoexplicamos en el párrafo anterior, muchos pacientes tienenque descartar otros padecimientos diversos antes de serdiagnosticados con SFC. Y esto se debe a los variados síntomas, quepueden confundirse con padecimientos muy graves, como accidentecerebrovascular, enfermedad autoinmune, o tumor cerebralmaligno.

Estos síntomas incluyen:
• Fatiga extrema y prolongada(que se extiende más de un día después del final de los esfuerzosfísicos o mentales)
• Falta de enfoque (mente “borrosa”)
• Pérdidade memoria
• Dolor muscular inexplicable
• Dolor articular, sinenrojecimiento ni hinchazón, cambiando de una parte del cuerpo aotra
• Dolor de cabeza
• Despertarse de una noche de sueño sinsentirse descansado y renovado.

Según médicos especializados enfatiga crónica, las mujeres son cuatro veces más propensas apadecer esta afección que los hombres. La edad promedio de iniciodel SFC está entre 40 y 50 años.


Oficinas Quiroprácticas Cerca de Usted

¿Cómo cambia tu vida el síndrome de fatiga crónica?

Lospacientes con SFC reportan un cambio completo de su estilo devida habitual. La fatiga crónica les impide poder trabajar envarios días y el número de días de licencia por enfermedad tiene unimpacto negativo en su carrera.
También son propensos a desarrollardepresión y aislarse, ya que son incapaces de enfrentar actividadesdiarias como el cuidado de los niños, socializar y tener intimidadcon su pareja.

Desafortunadamente, la medicina alopática solotiene soluciones a corto plazo para estas personas, medicamentosque alivian el dolor y aumentan su nivel de energía por un tiempo.Como resultado, estos pacientes se sienten atrapados entre elegirvivir con SFC y sus síntomas debilitantes y ser dependientes dediversas píldoras.


Pruebala alternativa: Atención quiropráctica para el síndromede fatiga crónica

Unquiropráctico puede no parecer el primer especialista enacudir por CFS, pero puede ser la mejor opción si quieres recuperarel control sobre tu vida sin tomar varios medicamentos todo eltiempo.

La quiropráctica es la rama de la medicina que se enfocaen toda la persona, no solo la parte que duele. Muchos síntomas delSFC son confusos de tratar por separado, por lo que la atenciónquiropráctica para el síndrome de fatiga crónica te mira a ti, comoun ser humano en su conjunto. Por ejemplo, tu quiropráctico terecomendará:


AjustesEspinales para Aliviar el Dolor

El

dolor es la respuesta de los nervios a diversos tipos detraumas, tanto externos como internos. Y la mayoría de tus nerviosestán atravesando tu columna vertebral, ya que dejan el cerebro yse ramientan hacia diversas partes del cuerpo.
Los ajustesespinales representan una gran parte de la atención quiroprácticapara el síndrome de fatiga crónica. Una vez que se alivian lapresión y la tensión, muchos pacientes reportan una mejoría en sucondición. Están libres de dolor y tienen mayores niveles deenergía, sin tomar ninguna pastilla.


Ajustandotu dieta

Somoslo que comemos, y la mayoría de nosotros no podemos decirque estamos orgullosos de nuestras dietas y sus resultados,visibles en nuestros cuerpos. El estilo de vida moderno, siempre enla carrera para ir al trabajo, para recoger a los niños de laescuela y terminar las tareas nos hacen elegir la comida rápida oincluso saltarse las comidas.
Un quiropráctico te recomendará uncambio en tus hábitos alimenticios, comenzando por horas fijas paralas comidas, tomándote tiempo para disfrutar de la comida, eincluyendo minerales y vitaminas que se sabe que mejoran lossíntomas del SFC, como:
• Ácidos grasos Omega 3, que se encuentranespecialmente en los peces
• Magnesio: se encuentra en frutossecos, aguacate y legumbres (frijoles, lentejas, guisantes)
• Ácidolinoleico — que se encuentra en los aceites vegetales
• Ácidomálico: se encuentra en bayas, uvas, albaricoques ymelocotones.


Ejercitando

Elejercicio físico es crucial para una vida sana. Y la atenciónquiropráctica para el síndrome de fatiga crónica, así como paraotros padecimientos, incluye una serie de ejercicios diarios. Suquiropráctico seleccionará estos ejercicios dependiendo de variosfactores, incluyendo otras condiciones preexistentes, su nivel decondición física y la capacidad de hacerlos en casa sinsupervisión.

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *