La

espondilitis anquilosante (AS) es una enfermedad inflamatoriadegenerativa de la columna vertebral, las costillas y lasarticulaciones de la cadera. Las articulaciones se fusionan,reduciendo la movilidad, causando dolor y una postura encorvada.Desafortunadamente, no hay cura para este padecimiento en laactualidad. En lo que se enfocan los profesionales de la salud esayudar a los pacientes a tener una buena calidad de vida y reducirel dolor. En este sentido, la quiropráctica para la espondilitisanquilosante es una terapia complementaria que vale la penaconsiderar.



Oficinas Quiroprácticas Cerca de Usted







¿Cuáles son las causas de la espondilitisanquilosante?

Hastael momento, los investigadores han identificado un gen,llamado HLA-B27, que aumenta el riesgo de desarrollar estaafección. No obstante, muchas otras personas que no tienen este gentambién sufren de espondilitis anquilosante.







Locierto es que los hombres tienen más probabilidades de padecereste padecimiento que las mujeres. Su aparición ocurre a finales dela adolescencia y principios de los años veinte y avanzaprogresivamente. Por lo tanto, con el fin de beneficiarse de losresultados de la quiropráctica para la espondilitis anquilosante,es importante anotar los primeros síntomas del padecimiento ybuscar atención profesional.









Síntomasmás frecuentes y áreas afectadas por espondilitisanquilosante

Losprimeros síntomas de la espondilitis anquilosante son:



• Dolor de cuello



• Fatiga



• Rigidez en la parte baja de la espalda y caderas — especialmentedespués de despertarse o periodos de inactividad.







Launión de las articulaciones es más probable que ocurra en lassiguientes áreas:



• Entre la base de la columna vertebral y la pelvis



• En la columna lumbar (inferior)



• Entre el estestaño y las costillas



• Las articulaciones del hombro y la cadera.









¿Es efectiva la quiropráctica para la espondilitisanquilosante?

Enresumen, sí, las manipulaciones quiroprácticas específicasfuncionan para ayudar a los pacientes a reducir el dolor y mejorarsu movilidad. En un estudio realizado en 2017 en pacientes conespondilitis anquilosante inactiva, los investigadores encontraronque la quiropráctica les ayudó a mejorar la movilidad y la funciónmusculoesquelética.







Losquiroprácticos coinciden en que la atención a los pacientes conAS debe ser un esfuerzo conjunto de diversas especialidades de lasalud, incluido su reumatólogo. Al combinar el tratamientoantiinflamatorio con ajustes específicos, los pacientes puedenmirar adelante a una vida activa, y un inicio completo tardío delos síntomas de la espondilitis anquilosante.









Cómofunciona la quiropráctica para la espondilitisanquilosante

Los

quiroprácticos experimentados saben que se deben evitarmanipulaciones contundentes, porque pueden hacer más daño que bien.Sin embargo, la quiropráctica implica una amplia gama de ajustes ymanipulaciones, adecuados para diversas afecciones.







Porejemplo, los Métodos Activadores se basan en ajustes de fuerzabaja y movimientos de rotación que promueven la flexibilidad en elárea afectada por la fusión ósea, sin causar lesiones. Laquiropráctica para la espondilitis anquilosante tambiénimplica:



• Masaje



• Aplicación de calor



• Usar la unidad TENS (un dispositivo que utiliza corrienteeléctrica leve para aliviar el dolor).









Elquiropráctico te ayudará a mejorar tu estilo devida

Vivircon AS es un reto, pero no estás solo a lo largo de esteviaje. Su quiropráctico buscará todas las formas posibles deayudarlo a retrasar y minimizar los síntomas de su afección.







Estotambién forma parte de la quiropráctica para la espondilitisanquilosante, la atención a largo plazo que tiene como objetivomejorar tu calidad de vida. El quiropráctico puede aconsejarle:



• Use una silla ergonómica en el escritorio



• Mejore su postura y marcha



• Use un colchón y almohada que le ofrezcan un apoyo óptimo duranteel sueño



• Hacer ejercicios y estiramientos, siguiendo una rutinaespecializada que fortalezca sus músculos y mejore movilidad.







Laquiropráctica para la espondilitis anquilosante en conjuntocon su plan de tratamiento regular puede ayudarlo a vivir libre dedolor y disfrutar de una mayor calidad de vida. ¡Encuentra unquiropráctico cerca de ti en nuestro directorio en línea y reservatu primera cita!









Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *